crear empresa para bajar el paro?

Ayer se produjo en tv un momento anecdótico. Hablaban sobre una chica que había sido rechazada para un puesto de trabajo por estar demasiado formada. Estaba un gurú de la economía y comentó que él solo pensaba, si en la cola de 300 personas para las pruebas, no habría uno solo que se atreviera a crear su propia empresa.

En ese momento, le preguntaron a un señor que había hecho muchos kilómetros andando desde Andalucía porque era autónomo y no le pagaban lo que le debían, y había tenido que cerrar la empresa y despedir a sus trabajadores. Evidentemente, la contestación fué que para él había sido una ruina personal y familiar y que nunca más volvería a intentarlo.

Esto me hizo recordar cuantas veces, cuando hablamos de inserción laboral en los programas de formación y empleo, te encuentras con los políticos de turno y con algunos técnicos que te venden la moto de que su proyecto es viable porque van a crear una empresa cuando terminen, bueno ellos no, los participantes que ni siquiera saben el oficio antes de entrar.

Desgraciadamente, la única información que dan a los pobres que convencen es las subvenciones que les van a conseguir y la forma jurídica que tienen que adoptar. Nadie les habla del inmenso riesgo personal, familiar y económico que hay que asumir para crear una empresa.

Ante esta situación que se vuelve cíclica siempre que las circunstancias económicas no permiten generar puestos de trabajo, y que se “empuja” a miles de personas al autoempleo, yo pediría prudencia y que se sea muy cauto antes de hablar de creación de empresas para garantizar unos resultados de inserción en estos programas.

Apuesto por iniciativas de emprendedores para emprendedores como son los Iniciadores que se están desarrollando en distintas ciudades  para contactar con otras personas con iniciativas y con empresarios de éxito que te dan a conocer la realidad de asumir los riesgos, para que seriamente se dé un paso hacia adelante.

Y también una apuesta por programas de acompañamiento, como por ejemplo, los que ponen en marcha la Fundación YNCIDE junto a las Cámaras de Comercio, que con el nombre ya define exactamente cuál es el valor del mismo… Programa de creación y consolidación de empresas.

Estos son dos ejemplos que conozco y seguro que hay más, y que responden a lo que creo que hay que primar a la hora de asesorar a alguien para crear una empresa: asumir riesgos, conocerlos, saber gestionar y contar con apoyos que te permitan consolidar el proyecto.

Espero que no caigamos en la falacia de la creación de empresas para rebajar las cifras del paro.

Anuncios