La banca y su stock de viviendas

Imagen

Hoy nos hemos levantado con la noticia del posible rescate de Europa a los bancos españoles con las repercusiones que tendrá en los mercados y lo que nos van a exigir en recortes.

Vaya por delante que no soy economista solo una ciudadana que no entiende que no se encuentren soluciones,precisamente ellos que han sido los inventores de la contabilidad creativa nunca mejor dicho, y que no se propongan alternativas a la salida del stock de viviendas que parece ser el gran problema de la banca española como resultado de la burbuja inmobiliaria.

Voy a intentar hacer un ejercicio de soluciones posibles por si alguien cae en la cuenta de que hay otras opciones, algunas ya se están aplicando y otras han sido propuestas por colectivos sociales:

– Existen entidades públicas de la vivienda a la que los bancos podrían ceder todos aquellos activos que tienen embargados a las promotoras, para que la entidad pública pueda ofrecerla con condiciones de alquiler social e incluso con opción de compra tras un período de 3 o 5 años de alquiler.

– Aquellas promociones sin finalizar podrían ser terminadas por estas entidades públicas con una fórmula mixta  público-privada como puede ser la creación de una cooperativa de trabajo dependiente de dicho organismo, a la que se subvencione los materiales de forma similar a la figura de la autoconstrucción que se facilita en nuestros pueblos a través de Diputaciones. Y que las personas que trabajen en dicha cooperativa sean parados de larga duración que estén a punto o hayan finalizado su prestración, recibiendo por este trabajo un salario social con cotización a seguridad social.

Solo con estas dos alternativas se daría acceso a muchas familias al derecho a la vivienda en condiciones dignas y además se crearía empleo en un colectivo de difícil inserción como son los parados de larga duración.

Seguro que como éstas hay muchas más ideas y propuestas que contribuyeran a socializar las perdidas como se pretende ahora con la inyección de dinero público a los bancos, pero que sirva para dar respuestas a dos derechos constitucionales de los españoles: el del trabajo y el de la vivienda.

Anuncios