La soledad sentida

elgritoAquí estoy … sola… pensando en lo que pudo ser y no fue.

Algunas veces nos empeñamos en idealizar a quien hemos querido por no reconocer que nos equivocamos.

Queremos justificar a esa persona que fue importante en nuestra vida por no reconocer nuestro propio fracaso.

Si…fracaso…fracaso por no entender sus necesidades… pero sobre todo por no dejar que entendiera las nuestras.

Cuando toda tu vida has luchado por la independencia, por ser tú misma frente a todos los demás, el fracaso frente a quien merecía la pena se hace doloroso.

Despojarse de las máscaras es difícil, despojarse de los miedos más.

Despojarse de los miedos supone desnudarte ante el otro y mostrar tus debilidades, tus inseguridades, ser tu mismo…ser tu mismo frente al otro…

Otro que no siempre entiende tu sacrificio, el dolor de desnudar tu alma más allá de tu cuerpo…y exponer tu desnudez frente a un extraño que ni siquiera es consciente de tu sacrificio.

Del fracaso de tu mascara…del fracaso de tu personaje …ese que llevas años alimentando para desnudarte y mostrarte tal cual.

Lo irónico es que el otro no es consciente del fracaso de tu personaje…no es consciente de tu entrega como persona.

El otro se queda en lo superficial, en las palabras…en el verbo…en el pasado…incapaz de entender la verdad oculta …incapaz de ver tu ser.

Y el fracaso se vuelve soledad…soledad sentida…no soledad elegida… soledad que duele …soledad porque el otro no entendió la entrega, porque se quedó en las palabras…porque no supo entender…no supo querer…no supo estar…no supo sentirte

Anuncios