Reinventarse a los 46?

Y con todos estos ingredientes, sin olvidar mis objetivos y trabajando diariamente por conseguirlos, con la ambición suficiente para que se reconozca mi talento y sintiendome orgullosa de mi fisico…digo que reinventarse a los 46 es todo un placer.